domingo, 22 de febrero de 2015

El "autofocus" más rápido del mundo.


Dicen los aficionados a la supervivencia que si estás en la montaña y se pone a llover lo mejor es no frustrarse, por que la lluvia siempre gana y por mucha energía que emplees en intentar estar seco, al final acabas cansado, cabreado y mojado.

Cuando se trata del autofocus de la X100, cámara que uso para hacer streetphoto, me pasa lo mismo que con la lluvia, me frustro. O mejor dicho: me frustraba. Y es que un día descubrí las virtudes de no enfocar nunca utilizando el enfoque por zonas. Y como este problema del autofocus no es monopolio de las X100 me gustaría explicaros el funcionamiento de este sistema.

Fuji X100. ISO 800 - 23mm -  f/16 - 1/500seg.

El asunto es bastante simple en realidad, sobre todo en las cámaras tipo tele-métricas y es que, básicamente, tienes que poner tu cámara en modo de enfoque manual y configurar un diafragma entre f/8 y f/16 para tener una buena profundidad de campo.

Haciendo esto y pre-enfocando a una distancia en concreto, por ejemplo a 3 metros y a f/16, vas a tener todo enfocado entre 2 y 10 metros aprox. Por lo tanto no tendrás la necesidad de enfocar y te podrás centrar en la composición, la luz o el momento decisivo.

Fuji X100. ISO 800 - 23mm -  f/16 - 1/500seg.
Fuji X100. ISO 800 - 23mm -  f/16 - 1/500seg.

Fuji X100. ISO 800 - 23mm -  f/16 - 1/500seg.

La verdad es que es algo a lo que te tienes que acostumbrar, sobre todo a hacerte una idea de las distancias. Saber si una persona está a 3 o a 6 metros tiene su complicación, pero haciendo algunas pruebas enseguida le coges el truco a las medidas. Por ejemplo, en mi caso, que mi cámara monta un 35mm fijo, me di cuenta de que si una persona llena el encuadre de arriba a abajo, es que está aproximadamente a unos 5 metros, así que pre-enfoco a unos 3,5 metros y como decía antes, todo lo que está entre los 2,5 y 9,5 metros quedará enfocado.



Una vez tienes las distancias en la cabeza es fácil ir modificándolas con el anillo de enfoque, por si tu sujeto está más cerca o más lejos, y con un pequeño movimiento cambias el "bloque" de enfoque y lo pones donde lo necesites.

Y, para terminar de mojarme, a esta técnica le añado una velocidad de obturación relativamente alta, entorno a los 1/250 y los 1/500seg. Para que nadie me salga movido y le dejo el problema de la exposición a la ISO automática. Así, aunque la tormenta sea tremenda y llueva mucho, yo me concentro en la calle, las personas y los momentos interesantes, que en definitiva, es de lo que va la fotografía callejera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario