domingo, 13 de diciembre de 2015

Fui al mitin de Podemos y terminé en el sótano de un Hospital.


lunes, 22 de diciembre de 2014


Ayer fui a hacer fotos al acto de Pablo Iglesias en Barcelona y tuve la sensación de que más que un político parecía una estrella del rock, una de esas que tienen "grupies" y todo el mundo quiere un "selfie" o tocarle el culo.
Había cámaras por todas partes, seguidores, y la estrella en el centro de un espacio para tres mil personas vitoreando a su ídolo.
Observando todo ese despliegue me pregunté  ¿En qué se diferencia Pablo Iglesias con otra personalidad con carisma?
Al fin y al cabo veía lo mismo que en cualquier otro acto multitudinario, pero entonces me di cuenta de que estábamos en Barcelona y ese tipo de pasión la ves cuando el Barça gana un partido o viene un cantante famoso, y eso es mucha pasión para un acto de un representante de un partido político con sede en Madrid. Eso ya me dio que pensar.

Foto por Jorge Delgado 

Foto por Jorge Delgado

Pablo da su discurso, da sus titulares y la gente se emociona, se pone de pie, aplaude. Y notas como la emoción se contagia y ¡Repitan conmigo señor Mas y señora Aguirre! Y ¡Claro que se puede! Y más aplausos y más ilusión en el ambiente.
Y entonces termina. Suben al escenario los representantes de los círculos y demás personas de Podemos, cantan una canción, la gente sonríe y de repente Pablo ya no está.
Elvis ha salido del edificio y el concierto ha terminado.

Foto por Jorge Delgado


Foto por Jorge Delgado

La verdad es que nunca había ido a un mitin de un partido político, así que no puedo comparar más de lo que he visto en la tele de actos de otros partidos. Pero a mí me parece que no son iguales. En éste he visto gente emocionarse de verdad, emoción de la de lágrimas y, sobre todo, mucha ilusión.
Y como este post no es para hacer un análisis político si no dar testimonio de como vive un ciudadano como yo un evento así, sólo puedo decir que ha sido estimulante y como en cualquier concierto (si éste es bueno) te quedas con ganas de un poquito más.

Entonces por aquello de la suerte y de tener buenos amigos, Francesc Bienert, que es candidato al consejo ciudadano con Claro que Podemos de Hospitalet, me comenta que Pablo Iglesias va a tener una reunión con Ramón Montoya y los trabajadores del hospital de Bellvitge y que, si quiero ,puedo acompañarle. Así que no me lo pienso dos veces, voy a comer algo rápido y me voy hacia el hospital. Allí me encuentro con la gente de Podemos L'Hospitalet y al rato aparecen un par de medios.

Foto por Jorge Delgado

Mientras esperamos, le hacen algunas entrevistas a Ramón sobre la situación del hospital de Bellvitge y la lucha que tienen los trabajadores y más o menos a la hora esperada llega Pablo.

Foto por Jorge Delgado

Entonces la situación da un giro interesante. Uno podía pensar que en campaña serían jugosas unas imágenes de los de Podemos resolviendo los problemas de los trabajadores de Bellvitge con grandes titulares de esos del concierto de la mañana, pero resulta que no, que lo que quieren es escuchar a los representantes de los círculos, mareas o trabajadores en privado para que puedan hablar con libertad y le piden a los medios que, por favor, terminen y salgan de la sala minúscula en la que estábamos; y es que Ramón Montoya comenta que no les habían dejado estar en una sala más grande por cuestiones políticas. 

Foto por Jorge Delgado


Así que los medios salen y empieza la reunión. Cuando ya llevan un rato me doy cuenta de que todo lo que dicen los de Podemos de escuchar a la gente y estar con la gente parece verdad, y la diferencia entre Podemos en los medios y Podemos trabajando solo está en el espectáculo. Eso me parece genial porque escucho ideas, veo como escuchan atentos, noto la solidaridad y la cercanía, veo personas con personas, nada de estrellas del rock, sólo ganas de trabajar con los movimientos ciudadanos que estaban allí.
Y eso sí que emociona.

Foto por Jorge Delgado

Foto por Jorge Delgado

Foto por Jorge Delgado

La verdad es que no puedo comparar, no sé si Pedro Sanchez hace lo mismo, desde luego a Rajoy no me lo imagino en una habitación de 30m2 en el sótano de un hospital un domingo por la tarde escuchando a un grupo de trabajadores indignados y sin cámaras.
Así que mi reflexión final es que Pablo Iglesias no es una estrella del rock, y de momento, si parece, (Insisto en el parece) alguien preocupado que se ha metido en este lío por solidaridad y compromiso.
Como decía antes, este post no es un análisis político, este post es mi experiencia y la sensación que me ha dado esta gente, que ha sido muy buena.
Puede que le envíe un mail a Pedro Sanchez o a Mariano Rajoy, para ver si me dejan estar en una de sus reuniones, a ver qué pasa. Lo que está claro es que yo, que no soy nadie famoso ni tengo una gran difusión, he podido estar allí y sin ningún problema.



Quiero dar las gracias a Francesc Bienert y a la gente de Podemos Hospitalet por esta oportunidad; ha sido reveladora.


Jorge Delgado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario